Búsqueda en Google desde "The Pompous Blog"
Jueves, 13 de noviembre de 2008

Serias dificultades para los fabricantes norteamericanos

¿Por dónde empezar? El mundo económico se mueve mucho más rápido que el mundo real pero está claro que “The Detroit 3”, Ford, General Motors y Chrysler LLC se hallan en serias dificultades económicas, especialmente GM, cuyo riesgo de bancarrota es real y más cercano de lo debido. Posteriormente hablaremos de cada fabricante pero ahora iremos al origen. Sobradamente conocido por todos, es la crisis crediticia estadounidense y los altos precios del petróleo.

Las quiebras de varios bancos en EEUU debido al problema de la hipotecas basura ha llevado a los superviviente a mirar mucho a quién otorgan sus créditos. Una restricción de los créditos implica menos financiación y ello lleva a que muchos potenciales compradores no obtengan un préstamo y no puedan comprarse un coche. Por tanto, las ventas se han resentido muy notablemente: GM cae un 45%, Chrysler LLC un 35% y Ford un 30%.

Serias dificultades para los fabricantes norteamericanos

No son buenas noticias, además la restricción a la financiación también afecta a estas empresas, que precisan de enormes cantidades de dinero para funcionar correctamente y desarrollar nuevos productos, concretamente coches más eficientes, que es lo que el mercado demanda. La quiebra de Lehman Brothers entre otros bancos también ha afectado a las inversiones financieras de los tres grandes, dañando seriamente sus resultados económicos trimestrales, grandes pérdidas.

No es sólo la economía la culpable de estos peligros para la industria automovilística estadounidense, una mala planificación de productos ha llevado a una gran acumulación de coches sin vender. Con gamas basadas fundamentalmente en pick-ups, enormes SUVs y grandes berlinas, todos ellos con un gran consumo de gasolina (apenas se conoce el diésel en EEUU) el alza del petróleo los últimos meses ha causado descensos de ventas apabullantes. A los datos me remito: Hummer cae casi un 60%.

Serias dificultades para los fabricantes norteamericanos

Esa mala planificación ha llevado al cierre de muchas plantas de producción, reorganización completa de otras y despidos de miles de empleados, todo ello hecho apresuradamente. Esta crisis particular se ha desarrollado en meses y me parece difícil que no la hubieran anticipado, trabajando en un mercado tan volátil. Por el contrario, Honda o Toyota silenciosamente desarrollaban productos eficientes y de precio contenido, y como conclusión, están robando muchas ventas a los fabricantes autóctonos.

Por el momento tenemos la crisis crediticia, una mala organización de productos y elevados precios del petróleo. ¿Algo más? Sí, el mercado financiero. La evolución de las acciones de Ford y General Motors refleja la marcha de las empresas: es desastrosa (Chysler es una sociedad limitada por lo que no cuenta) y fracasan en el objetivo de crear valor para el accionista, haciéndole perder mucho dinero. Hace un año, una acción de GM valía casi 45$, hoy vale menos de 3$ y sigue cayendo.

Para General Motors la situación es más que preocupante, la empresa cuenta con el mínimo nivel de liquidez requerido para operar con normalidad, pero apenas puede hacer más que pagar sus facturas. Varis proyectos de futuro se han ya paralizado, y la comercialización de los Chevrolet Camaro o Volt podría verse amenazada. Las pérdidas del último trimestre han sido escandalosas, para que nos hagamos una idea, han perdido 1.000 millones de dólares AL DÍA.

Serias dificultades para los fabricantes norteamericanos

Sus acciones están por los suelos y el equipo de analistas de Deutsche Bank ha dicho que las acciones llegarán a valor 0$, es decir, la empresa no valdría absolutamente nada. Como es lógico, la cotización en bolsa se ha desplomado aún más tras este anuncio, por debajo del mínimo histórico en sus 100 años de existencia. Rick Wagoner, CEO, ha pedido al gobierno estadounidense una inyección muy urgente de liquidez, de lo contrario sería posible que GM no llegara al 2009.

No quiero parecer alarmista, pero toda la prensa económica y todas las fuentes coinciden en señalar la necesidad de dinero de GM. La bancarrota no es una opción, se ha comunicado desde GM. La empresa está actualmente buscando dinero a la desesperada, por ello busca deshacerse de marcas con pérdidas, como son Hummer o Saab, cancelando eventos de prensa, mandando a casa a los trabajadores y parando la producción de todo lo estrictamente no necesario.

En Ford y Chrysler la situación no es tan extrema pero las cosas tampoco van nada bien. También acumulan pérdidas de muchos miles de millones de dólares y la cotización de las acciones de Ford se ha desplomado. Daimler se deshizo de Chrysler por motivos estratégicos hace algo más de un año, ¿anticipándose a la crisis? Daimler aún posee un 20% del capital de Chrysler pero recientemente y tras los malos resultados de Chrysler ha valorado su participación en 0$, sin valor para Daimler.

Serias dificultades para los fabricantes norteamericanos

¿Hasta cuando sobrevivirán estas tres marcas? Los analistas coinciden en la necesidad de una inyección de liquidez. Ello devaluaría las acciones de Ford y GM pero al menos permitiría operar a ambas empresas durante un tiempo, espero que el necesario para solventar sus problemas. Ninguna se puede permitir la bancarrota, ello supondría un desastre para la economía estadounidense. Si GM quiebra, sus proveedores quiebran, y ellos también suministran a Ford y Chrysler.

Como un dominó, Ford y Chrysler irían tras GM. Ello supondría una pérdida directa de 2.4 millones de empleos y 7 millones de empleos de forma indirecta. Estamos hablando de un desempleo masivo y un muy grave daño a la economía estadounidense, que pierde uno de sus motores. Como siempre, a río revuelto ganancia de pescadores, otras empresas cubrirían el lugar de las 3 de Detroit, y algunas marcas serían compradas por otros grupos automovilísticos o fondos de inversión.

GM y Ford también son propietarias de marcas como Mazda u Opel, de buen funcionamiento comercial, al menos actualmente. ¿Qué pasaría con ellas? Sus proveedores no son estadounidenses y gozan de cierta autonomía, pero perderían el respaldo económico del grupo. Quedarían vagando a su suerte, esperando la absorción por otro grupo, fusiones… El futuro es aún muy incierto y no sabemos que va a pasar.

Serias dificultades para los fabricantes norteamericanos

No vendamos la piel del oso antes de cazarlo, esperemos una recuperación de las tres grandes marcas estadounidenses y en cualquier caso, nos espera un fin de año más que movido. Seguiremos informando.


Via | Diariomotor.com


Publicado por nastik_deejay @ 13:25  | Motor
Opiniones (0)  | Enviar
Opiniones